Decorando, reciclando y aprendiendo con Lanco!

El ladrillo es un material de gran durabilidad que en muchos casos le da textura y carácter  a un ambiente, pero en otras ocasiones se puede sentir como limitante en cuanto a las opciones que tenemos para decorar el espacio. Colornspice te aconseja para que le saques provecho a este bello material en tu decoración!

Lo primero que debes comprender para trabajar exitosamente con el ladrillo ya sea en interiores o exteriores, es que no todos los ladrillos tienen el mismo tono: el tipo de arcilla con la que se producen y la forma en que se hornean es determinante en el color que tienen, que puede ser desde un tono amarillento a terracota o rojizo.

El siguiente paso es decidir si quieres resaltar o mas bien disimular su presencia en la habitación: recuerda que si no es algo que te guste ver en tu decoración puedes pintarlo con la misma pintura que pintarías la pared, eso si: te recomendamos aplicar un buen sellador antes de pintar como por ejemplo Stain Killer de Lanco.

Si no te gusta el tono de tu ladrillo puedes pintarlo, aún con pintura el ladrillo proporciona otra dimensión de textura a un espacio

Si vas a dejar el ladrillo en su color natural (sobre todo en exteriores) entonces te recomendamos sellarlo con un producto especial que no permita que se le pegue la mugre y la humedad, en este caso el producto indicado sería Duralife de Lanco.

Duralife de Lanco: sella cemento, ladrillo y teja

Para integrar el color del ladrillo en tu esquema de colores empieza por buscar el color dominante en el ladrillo y trátalo como si fuera una tela o una alfombra: utiliza el círculo cromático para encontrar tonos armoniosos.

El ladrillo que es principalmente rosado, terracota o rojo claro coordina muy bien con tonos suaves de amarillo, verdes fríos o blancos antiguos y cremosos.

El ladrillo que es principalmente amarillento o con tonos blancuscos combina muy bien con tonos neutros tales como grises fríos, o café cálido, tratando de “sacar” los tonos de los mismos matices que tienen las piezas.

Toma en cuenta que entre más alto sea el contraste entre el ladrillo y el color de pintura con el que lo combines, más vas a llamar la atención hacia el ladrillo. Por lo que si no quieres que el ladrillo resalte demasiado, entonces no pintes las paredes adyacentes en un color muy claro, si no más bien busca un tono intermedio para combinarlo.

Este esquema es de alto contraste por que en este caso se quiere llamar la atención hacia el ladrillo

Y para dar ese toque final, y que tu espacio te quede como de revista, te recomendamos  que para balancear el color del ladrillo en el aposento procures repetir este mismo tono en algunos accesorios a través del espacio.

 

 

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 32 seguidores