Cómo preparar la superficie antes de pintar

Cuando vamos a pintar, muchas veces nuestro mayor enfoque es hacia la selección de los colores y aunque eso es importante, hay un paso previo que es primordial  y este es la correcta preparación de superficies. Cuando preparamos la superficie que vamos a pintar adecuadamente, ¡el esfuerzo que haremos será más duradero y se verá mucho mejor!

Estos son algunos de los pasos importantes para preparar la superficie adecuadamente:

Superficies que no se hayan pintado antes:

  • Recuerda que el tiempo de curación del concreto es de aproximadamente 30 días.
  • Es importante que las paredes estén libres de humedad, curadas, lisas y bien lijadas; luego debes pasar un paño para recoger el polvo y aplicar un sellador. Lanco tiene una amplia variedad de selladores, puedes revisar sus características aquí.
  • Los techos deben lavarse con agua y jabón para quitar el polvo y la grasa. No es necesario quitar el galvanizado ya que Lanco tiene productos adecuados para aplicar sobre superficies galvanizadas. En estos casos te recomendamos utilizar Siliconizer de Lanco y Durex de Lanco.
  • La madera debe estar bien seca, rellenar los huecos de clavos con masilla Lanco, lijar siempre en dirección del grano de la madera y limpiar el polvo antes de pintar.

Superficies que se vayan a repintar:

  • Verificar que las paredes que se van a pintar estén limpias, secas y libres de humedad.
  • Colocar todos los objetos hacia el centro de la habitación (o sacarlos del todo) y cubrir las superficies que no queremos pintar con una lona o masking tape azul. Evita usar plástico porque puede ser resbaloso.
  • Remover cualquier objeto que esté sobre la pared, inclusive los clavos de los cuadros, las lámparas y placas eléctricas.
  • Raspar toda la pintura suelta.
  • Lijar suavemente si la pintura existente es brillante, en estos casos es recomendable aplicar una base que mejore la adherencia de la pintura; nuestro consejo es aplicar Prime Coat de Lanco.
  • Rellenar grietas, hoyitos y fisuras con masilla Lanco y dejar secar. Lijar el exceso hasta que la superficie quede lisa.
  • Eliminar polvo para asegurarse que la pintura tenga una buena adherencia.

Sabemos que muchas veces no puedes esperar para ver el cambio que vas a lograr con tu nueva capa de pintura, pero vale la pena dedicar un poquito de tiempo extra para que tu trabajo sea perfecto. ¡Te aseguramos que cada segundo valdrá la pena!

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *