Decoración que sana tu ambiente

Nuestras casas deberían ser, además de una estructura que nos cubre de los elementos, nuestro remanso de paz. Lo ideal es que cuando entres a tu casa respires profundo y sientas buenas vibraciones que te tranquilizan y te hacen sentir que llegaste a donde tenías que llegar.

Elegir elementos que emitan vibraciones de pureza y tranquilidad  va a trabajar en las sensaciones de todos los que habitan en la casa y lograrán un sentimiento generalizado de bienestar y salud.

Hoy hablaremos de cómo sanar tu casa para que tu casa te sane a ti.

Respira vida

Empecemos con lo más importante: la respiración es el aliento de vida, y el aire que respiras define de muchas formas tu salud, ¿qué puedes hacer para que tu aire sea más puro?

  • Procura ventilar las habitaciones, que corra el aire.
  • Instala extractores de aire en la cocina y los baños
  • Prefiere pinturas con base de agua.
  • Evita los materiales artificiales como el plástico.
  • Evita las alfombras de pared a pared.
  • Prefiere materiales de construcción naturales como piedra, madera y ladrillo.
  • Decora con plantas, preferiblemente plantadas en agua en lugar de tierra para evitar esporas.
  • No fumes dentro de tu casa, mejor si no fumas del todo.
  • Limpia con soluciones naturales como el bicarbonato, vinagre o el limón

La luz de la vida

Las casas llenas de luz se perciben llenas de vida y energía. Aquí tienes algunos consejos para maximizar la luz natural en tu casa y aprovechar la luz artificial en armonía con el ambiente:

  • Mantén limpias las ventanas, corta los árboles que las obstruyan.
  • Evita las cortinas pesadas.
  • En espacios con poca luz, prefiere colores claros.
  • Decora con espejos que reflejen la luz.
  • Prefiere las luces led.
  • Selecciona las luces más intensas para áreas de trabajo y utiliza las menos intensas en lugares. donde no sea necesario enfocarte.
  • También puedes usar reguladores de intensidad para tener mayor flexibilidad.
  • Sacude el polvo de los bombillos con frecuencia.
  • Apaga las luces que no necesitas.
  • Enciende velas a menudo.

El color de nuestra alegría

Rodéate de colores que te hagan feliz; no importa cuál sea ese color: decora al menos un espacio de tu casa con tu color favorito. Existen teorías que dicen que los colores que preferimos le sugieren a nuestro subconsciente la búsqueda de las vibraciones que necesitamos para sanarnos a nosotros mismos.

Aquí te doy una breve lista del uso del color para la salud:

  • Rojo: Es el color más apasionado, en sus tintas de tono rosa puede aliviar los músculos adoloridos y se dice que suprime el apetito.
  • Naranja: Reduce la fatiga, estimula el apetito y el sistema digestivo.
  • Amarillo: Da alegría y reduce la fatiga, se dice que ayuda a aliviar problemas intestinales
  • Verde: Alivia el stress y la tensión en los músculos. Hay investigaciones que dicen que es el color adecuado para personas que sufren de depresión y ansiedad
  • Azul: Reduce la inflamación, baja la presión sanguínea
  • Púrpura: Hay investigaciones que sugieren que es el color ideal para aliviar la migraña y el nerviosismo

Orden en la casa, orden en la vida

Muchas veces acumulamos objetos que drenan nuestra energía sin que nos demos cuenta, aquí tienes una lista de algunas cosas que debes eliminar para mejorar tu salud:

  • Ropa que ya no te queda o que no es de tu estilo.
  • Libros que no vas a leer.
  • Objetos que te traen recuerdos dolorosos.
  • Platos rotos o astillados.
  • Aparatos electrónicos que ya no usas.
  • Muebles que no cumplen ninguna función.

En resumen, la limpieza es salud.

¿Qué espacios vas a limpiar para mejorar tu calidad de vida?

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *