Propósitos de año nuevo para la decoración de tu hogar

El nuevo calendario viene cargado de nuevos proyectos y para muchos, es natural hacer una lista con propósitos e intenciones que desean cumplir. Es típico encontrar en esas listas palabras como kilos, viajes, trabajo…pero ¿incluyes en tus propósitos de año nuevo los cambios que quieres hacer en tu hogar?

¡Yo siempre lo hago! Te cuento porqué:

Primero que nada, escribir es manifestar. Si quiero hacer esa remodelación que para mí es tan importante, lo voy a escribir para expresar el deseo que tengo.

Luego, escribir también es organizarse, y si tengo una lista de cosas que quiero hacer, puedo referirme a ella para definir mis prioridades. Es importante escribir desde lo pequeño hasta lo grande. En mi lista tengo anotado, por ejemplo, cambiar la alfombra de la sala y el comedor que están ya viejitas, remodelar el cuarto de lavado y hacer una remodelación para que entre más luz a mi sala. No voy a comprar o invertir en nada más antes de tener esto cubierto, aunque puedo agregar más cosas a mi lista…nooo ¡no crean que es trampa!

Se vale incluir en la lista cosas que quiero aprender a hacer para mejorar mi casa, como llevar un curso de tapicería o acabados de pintura, por ejemplo.

Tu lista de deseos de decoración puede ser tan extensa y sencilla o complicada como quieras, eso sí, revísala a menudo para que no se te olviden las metas que te propusiste.

Hay otros objetivos que podrías escribir en tu lista y que puedes cumplir sin gastar, hoy te comparto algunas ideas:

Eliminar y ordenar:

Las cosas que no se usan le quitan el campo a las que sí disfrutamos y eso nos drena la energía. Como propósito de año nuevo podrías escribir en tu calendario la limpieza profunda de algún aposento al mes. Si esto es mucho, ¡por lo menos un cajón! Desecha, vende o dona lo que no necesites, es liberador.

Reparar:

Hay muchas cosas en tu casa que podrían tener una nueva vida con un cambio de tela, una simple capa de pintura, o unos arreglos profesionales aquí y allá. Haz una lista de las cosas que no usas porque están dañadas y procura repararlas. Es buena idea hacer una anotación en tu calendario para que no se te olvide.

Esta idea se vale tanto para muebles y accesorios de decoración, como para cosas que guardas en tu casa; por ejemplo, aquella máquina de coser que está trabada. Recuerda que lo inútil le roba energía a lo útil.

Ayuda al planeta:

Las mamás no se equivocaban cuando nos obligaban a apagar las luces al salir de una habitación o no dejar correr el agua más de lo necesario. Revisa si aún estás siguiendo esas reglas ahora que eres adulto; y si no es así, cambia tus hábitos por el bien del planeta.

Otros cambios que puedes incluir son:

  • Cambiar las bombillas a bajo consumo
  • Tender la ropa en el patio
  • Reciclar y hacer compostaje
  • Utilizar limpiadores biodegradables, por ejemplo, el vinagre blanco.

¡Que tu nuevo año te rodee de belleza, comodidad y buenas vibras!

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *